Consulta

Rutas del tráfico de opiáceos desde Asia hacia Europa

 

 

Rutas del tráfico de opiáceos desde Asia hacia Europa

Introducción

Última actualización: 04.06.2015

Históricamente, en Europa se han importado dos tipos de heroína. La más común es la marrón (forma química de base), principalmente originaria de Afganistán y de otros países del Sudoeste asiático. Menos común es la heroína blanca (en forma de sal), que históricamente ha tenido su origen en el Sudeste asiático pero que en la actualidad también se produce en Afganistán y probablemente en los países colindantes, Irán y Paquistán. Esta región, en ocasiones denominada la Media Luna de Oro, domina la producción destinada al mercado europeo.

Como parte de la serie Perspectivas sobre las drogas (POD) publicada como parte del Informe Europeo sobre Drogas, estos análisis interactivos, diseñados para la web, facilitan una visión en profundidad de cuestiones relevantes seleccionadas.

1. Análisis: Rutas del tráfico de opiáceos desde Asia hacia Europa

opium poppy

Tradicionalmente, en Europa se han importado dos tipos de heroína. La más común es la marrón (forma química de base), procedente en su mayor parte de Afganistán y otros países del Sudoeste asiático. Menos común es la heroína blanca (en forma de sal), que llegó históricamente del Sudeste asiático pero que ahora también se produce en Afganistán y probablemente en los colindantes Irán y Paquistán. Esta región, en ocasiones denominada la Media Luna de Oro, domina la producción destinada al mercado Europeo.

Pese a que en varios países europeos que han sufrido tradicionalmente problemas ligados al consumo de heroína se han detectado indicios de una disminución del consumo, también se constata la aparición en el mercado de una diversidad creciente de opiáceos. Se ha constatado además un marcado incremento de la producción de opio en Afganistán y hay evidencias que sugieren la diversificación de la producción de heroína y de morfina y de innovación en los métodos y las rutas de tráfico. A la luz de estos cambios, que están repercutiendo en los mercados europeos de opiáceos, el presente análisis analiza los datos más recientes sobre las múltiples variantes que presenta en la actualidad el tráfico de heroína destinada a Europa.

El mercado de la heroína en Europa

 Son muchos los países europeos con una larga historia de consumo problemático de opiáceos. Desde la 'epidemia' de heroína que experimentaron los países de Europa occidental en las décadas de 1970 y 1980, la heroína ha venido siendo el opiáceo más habitual en el mercado europeo de drogas ilegales y los problemas sanitarios ligados a su consumo han sido el elemento predominante al que han debido enfrentarse en los servicios de tratamiento de drogodependencias.

Sin embargo, en 2010 y 2011 los mercados de drogas de varios países registraron escasez de heroína y pocos parecen haberse recuperado. A ello hay que añadir una disminución del consumo de heroína durante los últimos años, acompañada de un considerable descenso a partir de 2010 tanto del número de incautaciones como de las cantidades incautadas. También se registraron descensos en las tendencias relativas a los precios de la heroína y a los delitos ligados a su suministro en Europa, aunque los datos más recientes (2013) indican un incremento general de la pureza de la droga y desde algunos países se notifican incrementos de la oferta disponible de la droga.

Se constata además una mayor diversidad de opiáceos consumidos e incautados. En varios países, un número importante de pacientes tratados declaran haber consumido opiáceos diferentes de la heroína, como metadona, buprenorfina o fentanilo (EMCDDA, 2015a). En 2013, además de los preparados de opio crudo como el 'kompot', utilizado tradicionalmente en regiones de Europa oriental, las fuerzas de seguridad se incautaron de opiáceos muy diversos, como opio y los medicamentos morfina, metadona, buprenorfina, fentanilo y tramadol. Por otra parte, el Sistema de Alerta Temprana de la Unión Europea (UE) ha descrito 14 nuevos opiáceos sintéticos desde 2005.

La evolución de la producción de opio en Afganistán

El origen de la mayor parte del tráfico de heroína cuyo destino es Europa se origina en Afganistán, donde el cultivo de adormidera reviste gran importancia. El auge del cultivo de adormidera se remonta a la década de 1980, cuando el país se vio atrapado en el conflicto armado. En 1994, la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) estimó que Afganistán concentraba, por superficie, la cuarta parte de la producción mundial ilegal de adormidera: 71 410 hectáreas (ha), sobre un total de 272 500 ha. Pese a las fluctuaciones anuales, el cultivo ha aumentado hasta alcanzar máximos históricos; en 2014, la superficie cultivada se cifró en unas 224 000 ha, con diferencia la mayor del mundo. La producción de opio de Afganistán se estima en 6 400 toneladas, lo que probablemente representa más del 80 % del total, según datos no consolidados de la UNODC (2014a, 2014b, 2014c) (gráfico 1).

 

Fuente: UNODC (2007, 2008, 2012, 2014a 2014b, 2014c).

Nota: La producción mundial y la cuota de Afganistán en 2014 han sido objeto de estimación por el EMCDDA basándose en los datos de ONUDD (2014a, 2014b and 2014c).

Para producir heroína a partir de la adormidera, primero se obtiene el opio recogiendo y secando el látex que exudan las cápsulas de semillas de la planta. El opio se diluye a continuación en una solución acuosa de hidróxido de calcio (cal muerta), y se le añade cloruro de amonio para ajustar la alcalinidad y conseguir que precipite la morfina de base. La morfina de base aislada se hierve a continuación con anhídrido acético y carbonato de sodio, con lo que se aísla la diamorfina de base (heroína marrón). Esta puede utilizarse como producto final o bien puede refinarse aún más hasta obtener la sal clorhidrato (heroína blanca). En el pasado, la mayor parte del opio producido en Afganistán se transformaba en heroína y se transportaba a Europa. En la actualidad, sin embargo, está aumentado en la Media Luna de Oro la producción de morfina con fines de exportación (véase '4. Afganistán, Pakistán e Irán').

Cómo llega la heroína a Europa: tres rutas principales

Históricamente, la mayoría de la heroína que llegaba a Europa procedente de Afganistán se transportaba por tierra siguiendo lo que hoy se conoce como ruta de los Balcanes. En la actualidad, aunque la ruta balcánica sigue siendo probablemente la principal vía del tráfico, se advierte una diversificación cada vez mayor de las rutas y los modos de transporte utilizados.

1. La ruta de los Balcanes tradicional

La ruta que une a Afganistán con Irán y transita luego por Turquía constituye la distancia más corta y la ruta terrestre más directa hacia los mercados de consumo europeos. Se utiliza para el tráfico de heroína a la UE desde la década de 1980 o antes, y está bien consolidada. En ella desempeña un papel fundamental la posición de Turquía, debido a sus extensos vínculos comerciales y de transporte con Asia, Oriente Medio y Europa. Según Europol, el punto clave utilizado por los grupos de delincuencia organizada (GDO) para concertar el transporte de la heroína con los intermediarios turcos y su almacenamiento con fines de transporte a la UE es Estambul. A partir de Turquía hay múltiples posibilidades para el envío de la heroína, por tierra o por mar. En concreto, parten de Turquía, dentro de la ruta de los Balcanes tres vías con destino a Europa occidental:

  • La vía meridional pasa por Grecia, Albania e Italia y discurre principalmente por mar (transbordadores).
  • La vía central recorre Bulgaria, la Antigua República Yugoslava de Macedonia, Serbia, Montenegro, Bosnia y Herzegovina, Croacia y Eslovenia para dirigirse a Italia o Austria, y discurre principalmente por tierra.
  • La vía septentrional parte de Bulgaria y Rumanía hacia Austria, la República Checa, Polonia y Alemania, y discurre principalmente por tierra

Parte del tráfico de heroína de Turquía a Europa se realiza también por vía aérea. Un análisis de 120 casos de tráfico de heroína a Europa por vía aérea reveló que Turquía era el país de origen citado con más frecuencia, seguido de Pakistán y Kenia (UNODC, 2014a).

Turquía es desde 2003 el país que notifica al EMCDDA un mayor número de incautaciones anuales de heroína, alcanzándose un máximo de 16 toneladas en 2009. En 2013, la heroína interceptada en Turquía triplicó abundantemente la interceptada en el conjunto de la UE, mientras que en 2001 la cantidad incautada había equivalido únicamente a un tercio de la confiscada en la UE. En años recientes parece haberse incrementado el volumen de los cargamentos de heroína enviados a través de la ruta de los Balcanes; los de gran tamaño han pasado de algunas docenas de kilogramos a más de 100 kilogramos. Desde 2012 se han registrado también incautaciones sin parangón en otros países situados en la ruta de los Balcanes, como Austria, la República Checa, Alemania y los Países Bajos.

Existen también otras posibles rutas de llegada de la heroína a Turquía. En años recientes, parece haberse desarrollado una vía de la ruta de los Balcanes que transita por Irak antes de entrar en Turquía, bien directamente o a través de Siria. Sin embargo, es probable que parte de la heroína que entra en Irak esté destinada al mercado de consumo interno o se encuentre en tránsito hacia destinos en Oriente Medio y la península Arábiga. Debe señalarse, por otra parte, que Irak sirve también como país de tránsito o de destino de cargamentos de anhídrido acético, un producto químico clave en la fabricación de heroína (véase más adelante). Por ejemplo, en julio de 2014 se abortó el envío de 2 200 litros de anhídrido acético de España a Irak (INCB, 2015).

Otra vía de la ruta de los Balcanes transita por Irán y posiblemente a través de países de Asia Central como Turkmenistán, por tierra o por el Mar Caspio, para llegar a los países del Cáucaso (Armenia, Azerbaiyán y Georgia) y a continuación a Turquía por tierra o a través del mar Negro. Desde Turquía, la heroína puede transportarse hacia el oeste, hasta la UE, a lo largo de una de las vías tradicionales de la ruta de los Balcanes, o embarcarse hacia el norte en alguno de los transbordadores que surcan el mar Negro entre Turquía y Ucrania o Moldavia (véanse a continuación los comentarios sobre la ruta del Cáucaso).

El método tradicional de transporte por la ruta de los Balcanes ha consistido en el ocultamiento de los cargamentos en camiones, autobuses y coches. Aunque se siguen usando estos métodos, se ha observado recientemente una tendencia al uso de contenedores para ocultar los envíos de heroína. El tráfico de heroína a Europa en contenedores marítimos está principalmente vinculado con Pakistán y con la ruta meridional (véase más a continuación), pero el aumento del uso de contenedores, especialmente a través de puertos turcos, explicaría el incremento de los considerables decomisos de heroína que se aprecia en Turquía y en otros puntos de la ruta de los Balcanes.

Aun cuando la ruta de los Balcanes es conocida sobre todo por el tráfico de heroína hacia Europa, también funciona la llamada ruta de los Balcanes "inversa" para la exportación de anhídrido acético, producto que a veces se intercambia por heroína. Los servicios de inteligencia de Europol señalan la existencia de intermediarios de GDO con amplia experiencia situados en puntos estratégicos entre Europa y Afganistán para facilitar grandes envíos de anhídrido acético. En su mayor parte, este precursor se desvía fuera de la UE, pese a los estrictos mecanismos de control en vigor; los GDO se sirven de sus propias organizaciones o se infiltran en empresas existentes para hacer pedidos de anhídrido acético a empresas registrada en la UE.

2. La ruta meridional

En años recientes han atraído la atención internacional los voluminosos cargamentos de heroína embarcados en puertos de Irán y Pakistán, concretamente en el golfo de Omán y en el golfo Pérsico, y procedentes especialmente de la región de Beluchistán conocida como costa de Makrán. Parte de esa heroína se destina a Europa. Esta 'ruta meridional' hace uso de diversos modos de transporte y puntos de transbordo que se combinan de diferente manera.

Inicialmente, los cargamentos de heroína parten de las terminales de carga iraníes y pakistaníes y de los puertos pesqueros de la costa de Makrán, ya sea ocultos en los contenedores comerciales de los buques de carga o en pequeñas embarcaciones denominadas dhows. Los datos de incautación indican que cada cargamento de heroína pesa entre 20 y 500 kilogramos y puede llegar a pesar una tonelada. La heroína es de pureza relativamente elevada, según los datos publicados por la Fuerza Marítima Combinada (CMF), una fuerza naval multinacional bajo el mando de los Estados Unidos estacionada en Baréin. Las actuaciones de la CMF entre 2012 y marzo de 2014 permitieron descubrir 15 alijos de heroína con un total de 4,1 toneladas, en particular uno de 1 tonelada incautado frente a la costa de Somalia en 2014. Circulan también por esta vía otras drogas, como la resina de cannabis, y algunas drogas sintéticas, en particular metanfetamina, si bien en su mayoría no están destinadas a Europa (UNODC, 2014b, 2014d; CMF, 2014).

La heroína de estos cargamentos se destina a países de la península Arábiga y de África oriental. Algunos cargamentos pueden continuar en dirección norte por el mar Rojo y llegar hasta Egipto. Esta heroína, al menos en parte, abastece los mercados de consumo local de África y Oriente Medio, que parecen estar aumentando (UNODC, 2014a). El tráfico de heroína también muestra efectos desestabilizadores en África oriental, donde sus beneficios ayudan a financiar a grupos armados de la zona, como ha podido comprobarse. Con todo, se exportan cantidades considerables y cada vez mayores a otros destinos, entre ellos Europa. Los cargamentos de heroína pueden dividirse en remesas más pequeñas y transportarse por vía aérea a Europa, directamente o pasando por África meridional y occidental. Una vía alternativa es la que pasa por Sudáfrica, especialmente por mar pero también por tierra (ferrocarril), antes del embarque hacia Europa.

Organizaciones delictivas de varios países europeos, como Países Bajos, Reino Unido e Irlanda, se sirvieron durante un tiempo de Sudáfrica como punto de partida y transbordo de cargamentos de droga. Más recientemente se han instalado en Sudáfrica, o viajan hasta este país, traficantes turcos que actúan como intermediarios en el suministro de heroína a la UE desde Pakistán vía África meridional. Otras organizaciones delictivas activas en la ruta meridional incluyen GDO de África occidental, especialmente nigerianos, y de África oriental, así como organizaciones delictivas de Pakistán

Parte de la heroína se transporta en contenedores desde la costa de Makrán directamente hacia Europa, o a través de la península Arábiga y África oriental, meridional u occidental, especialmente Nigeria. Los datos de incautación indican que los principales destinos son los puertos de Bélgica, Países Bajos y Reino Unido, aunque la droga puede distribuirse también a países vecinos. En los últimos años se han incautado en estos países grandes cantidades de heroína de contenedores marítimos (y, ocasionalmente, cargamentos aéreos) (UNODC, 2014d). Sin embargo, pueden destinarse también grandes cargamentos a Europa meridional; en junio de 2014 se apresó cerca de Atenas un inmenso alijo de 2 toneladas de heroína (Hellenic Coast Guard, 2014).

Pueden circular también por la vía meridional cantidades inferiores, enviadas a través de empresas de mensajería, por avión y en paquete postal desde Pakistán directamente hacia Europa, especialmente al Reino Unido. Este tipo de alijo pasa también por los aeropuertos de África occidental y oriental. Se envía heroína por avión y en paquete postal entre Pakistán y Nigeria, expidiéndose después en parte a Europa. Italia es un destino importante de la heroína transportada en avión desde África oriental, mientras que Francia y Bélgica reciben cada vez más cantidades procedente de otras zonas de África.

3. La ruta septentrional

La heroína que circula por la 'ruta septentrional' se exporta por tierra desde las fronteras del norte de Afganistán y, según se ha notificado, se destina principalmente a los grandes mercados de consumo de Asia central, Rusia, Ucrania y Bielorrusia. La mayoría de los cargamentos cruzan desde Afganistán a Tayikistán y a continuación se exportan en dirección norte, atravesando Kirguistán o Uzbekistán hasta Kazajistán, antes de entrar en Rusia. El hecho de que estos cuatro países de Asia central y Rusia figuren entre los primeros 20 países que incautan las mayores cantidades de heroína a nivel mundial confirma las ingentes cantidades de este opiáceo que circulan por la ruta septentrional (UNODC, 2014a). Una pequeña proporción de la heroína enviada por la ruta septentrional puede, finalmente, atravesar las fronteras orientales de la UE, en Polonia y los países bálticos. Así, se ha observado que parte de la heroína incautada en Ucrania y Bielorrusia en años recientes procedía de Asia central y estaba destinada a los mercados de Europa occidental.

Fluidez de las rutas y modus operandi

El análisis realizado revela que las llamadas 'rutas de tráfico' son sumamente flexibles y fluidas, al igual que los métodos de transporte utilizados. Ejemplo de ello es la aparición de una posible nueva ruta por el Cáucaso. En esta, la droga producida en la Media Luna de Oro se transporta desde Irán hasta Turquía pasando por Armenia, Azerbaiyán y Georgia. Esta ruta afloró a la superficie cuando se practicaron en 2014 tres importantes incautaciones: una de 850 kilogramos de droga oculta en un camión en Armenia, otra en Georgia de 2 500 litros de una mezcla líquida inusual que contenía, entre otras cosas, 589 kilogramos de heroína, aparentemente destinada a Moldavia, y otra de 70 kilogramos de heroína incautada en Azerbaiyán. Estos casos indican la utilización del Cáucaso para el transporte ilegal de grandes cantidades de opiáceos desde Irán hasta Turquía pasando por Georgia. Podría tratarse de otra variante de la ruta de los Balcanes para evitar la frontera turco-iraní, protegida por fuertes contingentes policiales. Sin embargo, es posible que parte de estos opiáceos transportados por el Cáucaso estén destinados a su entrada ilegal en los lucrativos mercados de Europa occidental y de los países escandinavos, o en el extenso mercado ruso. Desde el Cáucaso son múltiples las conexiones posibles con estos mercados de consumo, por tierra o a través del mar Negro. Así, cualquiera de ellos podría haber sido el destino final de un alijo de 83 kilogramos de heroína oculto en un camión que se dirigía desde Georgia hacia Letonia y que fue capturado en marzo de 2013 por la aduana bielorrusa en la frontera con Lituania.

Conclusión: factores que influyen en las rutas de tráfico

Las rutas de tráfico conectan las regiones productoras de droga con los mercados de consumo y pueden variar con el tiempo en función de una serie de factores. Tres de estos factores revisten particular importancia. En primer lugar, la inestabilidad y los conflictos armados impulsan a los traficantes a evitar zonas o países determinados y a explorar rutas alternativas si el conflicto es de tal envergadura que no es posible garantizar la seguridad de los cargamentos. A la inversa, puede ocurrir que las zonas de conflicto atraigan el flujo de drogas, ya que a menudo implican la suspensión del Estado de derecho y la aparición de poderes locales o regionales (por ejemplo, los 'señores de la guerra') cuyo control sobre lugares estratégicos, como los puertos y pasos fronterizos, es aprovechado por los traficantes. Hay que destacar además que los conflictos armados generan una necesidad de fondos, sobre todo para comprar armas, y el tráfico de drogas puede llegar a ser la fuente de financiación de una o más facciones. Finalmente, los combatientes suelen servirse de las drogas como estímulo, para soportar prolongados periodos de vigilia o para aliviar el dolor. Ejemplo de ello es la región etnolingüística de Beluchistán, donde la inestabilidad es el resultado de un cóctel de factores entre los que figuran la debilidad de los gobiernos y la actuación de grupos armados como los islamistas radicales, combinadas con las actividades de producción y tráfico de drogas y de los agentes de las fuerza del orden para combatirlas. Afganistán meridional, donde se produce la mayor parte del opio/heroína, forma parte de Beluchistán, que se extiende también por Pakistán e Irán, donde se trafica con grandes cantidades de opiáceos. En África hay, por lo demás, muchas otras zonas de inestabilidad o de gobiernos frágiles, de las que se aprovecha la delincuencia organizada para el tráfico de drogas (Schuberth, 2014).

En segundo lugar, los cambios de actividad o de posicionamiento de las fuerzas del orden, o la introducción de nuevos equipos (por ejemplo, escáneres) o metodologías (por ejemplo, registro de todos los pasajeros y equipajes en vuelos o pasajes de barco específicos) pueden provocar que los traficantes modifiquen sus rutas o su modus operandi si la cuantía de las incautaciones es excesiva para la rentabilidad del negocio. Es importante subrayar también que los cambios de posicionamiento o metodología de las fuerzas del orden puede llevar al 'descubrimiento' de rutas de tráfico operativas desde hace tiempo. De hecho, la identificación de las rutas del tráfico de drogas depende sobremanera de la actuación de las fuerzas del orden, especialmente en los casos de incautación en los que es posible identificar el origen y el destino de las drogas.

En tercer lugar, la globalización ha agilizado la conexión y el transporte entre los puntos de producción y los mercados de consumo. La evolución internacional reciente de las infraestructuras del transporte, los servicios de mensajería y el uso de contenedores brindan a los traficantes un abanico de nuevas oportunidades para ocultar los cargamentos de droga frustrando los esfuerzos de los cuerpos de seguridad para interceptarlos.

2. Interactivo: Principales rutas de tráfico hacia Europa

El texto que sigue está disponible únicamente en inglés por el momento.

Loading interactive feature… please wait

 
 
 

3. Hechos y cifras — instantánea de la heroína en Europa

Notas:

Todos los datos se refieren al año 2013.

(1) Estimación de la magnitud del consumo problemático de opiáceos (principalmente heroína) en la UE y Noruega.

(2) Se dispone de información sobre unos 436.000 consumidores de drogas que recibieron tratamiento especializado en Europa (la UE, Noruega y Turquía). La cobertura de las unidades de tratamiento puede variar según los países.

(3) Lo opiáceos, solos o en combinación con otras drogas, están en el origen de 8 de cada 10 (79 %) muertes por drogas (sobredosis) registradas en Europa.

(4) Las cifras de 2013 deben interpretarse como estimaciones; cuando no se disponía de datos correspondientes a 2013, se utilizaron en su lugar datos de 2012 para calcular los totales europeos. Los datos tienen en cuenta todos los tipos de heroína incautados, salvo la heroína líquida.

(5)  RIC: rango intercuartílico, o rango de la mitad central de los datos registrados

Fuente: EMCDDA/puntos de contacto nacionales de la Reitox, EMCDDA (2015b)

Consumo problemático de opiáceos (1) Número estimado
1,3 millones
  Número (% de todos los ingresos por drogodependencia)
Tratamiento de las drogodependencias (2) Total de ingresos en la UE 135 000 (35 %)
Primeros ingresos en la UE 20 000 (14 %)
Muertes inducidas por drogas (3) (todas las drogas) Número estimado
6 100
  Número (% de delitos relacionados con toda clase de drogas)
Delitos relacionados con la heroína Total de delitos 60 000 (5 %)
Delitos de consumo/posesión para consumo 37 800 (4 %)
Delitos de suministro 17 000 (9 %)
 
Incautaciones (4) Cantidad (toneladas)

UE (UE, Noruega yTurquía)

5.6 (19.1)
Número 32 000 (39 000)
  Heroína en forma de base («marrón»)
Precio medio de venta al por menor (EUR por gramo) Rango (RIC) (5) 25–158 (33–58)
Pureza media (%) Rango (RIC) (5) 6–75 (13–23)

4. Evolución de la producción de morfina en la Media Luna de Oro

opium poppy

Se han incautado cada año varias toneladas de opio y de morfina ilegal en Afganistán, Pakistán e Irán desde el comienzo de la década de 2000 (EMCDDA y Europol, 2013). Entre los años 2010 y 2012 se incautaron 111 toneladas de morfina ilegal en Afganistán, 22 toneladas en Irán y 12 toneladas en Pakistán. En esos mismos tres años, las incautaciones de opio sumaron un total de 231 toneladas en Afganistán, 1160 toneladas en Irán y 73 toneladas en Pakistán (véase el diagrama 2).

Esto confirma que una parte de la cosecha de opio de Afganistán no se transforma en heroína dentro del país y que existen mercados de opio y morfina fuera de él. Aunque se consumen grandes cantidades de opio como tal en Irán y Pakistán, donde existen mercados de la droga, es probable que una parte se utilice, junto con la morfina, para la fabricación de derivados opiáceos. Es posible formular varias hipótesis.

 

Fuente: UNODC, 2014a.

Una parte del opio y de la morfina se usan para fabricar heroína en Pakistán e Irán, y probablemente en otros países más lejanos, entre ellos los países europeos. Así, a finales de 2013 y principios de 2014 se desmantelaron en España dos instalaciones que transformaban la morfina en heroína.

Una parte se usa para la fabricación legal o ilegal de medicamentos, como morfina inyectable y jarabes de codeína para la tos, en Pakistán e Irán. Es probable que se vendan grandes cantidades de dichos productos en estos mismos países. Por ejemplo, en Pakistán abundan las farmacias y establecimiento no regulados en los que se pueden adquirir sin receta medicamentos sujetos a control especial como la morfina (UNODC, 2013). Estos productos se pueden exportar también a los países vecinos.

Referencias bibliográficas

heroinRoutesCharts.js
Descargue este documento en JS Formato
highcharts.js
Descargue este documento en JS Formato
Opioid trafficking routes_POD2015.pdf
Descargue este documento en PDF Formato

Impresión

Page last updated: Friday, 25 November 2016